domingo 24 de enero de 2021 - Edición Nº1484
El Parla » Política » 12 ene 2021

SOCIEDAD

Muerte y polémica: falleció el hombre al que habían autorizado a tratar con dióxido de cloro

La aplicación de CDS en el caso grave de coronavirus, aprobada por orden judicial, fue ampliamente rechazada por médicos de todas las áreas. El abogado del paciente dijo que éste “no murió por Covid sino porque el tratamiento se demoró”.


Después de una fuerte polémica por la autorización del tratamiento, finalmente falleció un paciente porteño con coronavirus al que un juez había ordenado administrar dióxido de cloro (CDS).

Se trata de Jorge García Rúa (92), internado en el Sanatorio Otamendi con un cuadro grave de Covid-19 y que muriera anoche.

Su abogado afirma que “no murió por la aplicación del CDS, sino justamente por la demora del sanatorio para darle el medicamento”.

 Médicos del país afirman por su parte que la autorización judicial “fue una locura total”.

Todo empezó cuando el hijo de la esposa de García Rúa, fallecida el 6 de enero por la enfermedad, hiciera una presentación ante la Justicia Federal para solicitar que el hombre recibiera de manera urgente ese producto, no autorizado por ninguna autoridad sanitaria.

En ese contexto el médico solicitó tratamiento con ibuprofenato de sodio, a través de nebulizaciones y dióxido de cloro (CDS), por vía endovenosa, siguiendo los protocolos específicos por el cuadro de situación para un paciente considerado “en muy grave estado”.

De esa manera, el 7 de enero un fallo del juez federal Javier Pico Terrero admitió como válida la medida cautelar presentada contra el sanatorio Otamendi y Miroli S.A. con la que se define que se “administre el uso del ibuprofenato de sodio, a través de nebulizaciones y de dióxido de cloro mediante vía intravenosa” a García Rúa.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: